Qué es el naming y por qué es tan importante para una marca

Hola endorfiner, si estás leyendo este artículo es porque tienes curiosidad por saber qué es eso del naming y por qué es tan importante para una marca.

Puede que incluso, te estés planteando un nombre para tu marca y no sepas por dónde empezar.

No te preocupes que en este post encontrarás también consejitos para que no te falte de ná 😗

¿Qué es el naming? 🤔

El naming, como tal, es el proceso de creación de un nombre para una marca, producto o servicio. Es una parte fundamental del branding, ya que es la primera impresión que un/a consumidor/a tiene de una marca.

Por ello, las empresas dedican mucho tiempo y esfuerzo para encontrar un buen nombre para su marca, producto o servicio.

El objetivo de un buen naming está en que sea memorable, fácil de pronunciar y que tenga carácter propio y coherencia para el producto o servicio que representa.

Entonces, ¿por qué es importante? 💎

Aquí tienes unas cuantas razones:

  • Ayuda a crear una identidad de marca: El naming es una parte esencial de la identidad de marca, por lo que tendrás que estudiarlo como un elemento más que esté alineado con tus valores y con tu diferenciación en el mercado.
  • Facilita la comunicación: Un buen nombre es fácil de pronunciar y de recordar. Esto acerca la comunicación entre la marca y los consumidores y éstos asocian el nombre de un producto o servicio con sus características y beneficios.
  • Genera confianza: Los consumidores y consumidoras sienten más seguridad de comprar o utilizar un producto o servicio con un nombre que les resulte familiar y confiable.
  • Diferencia a la marca de la competencia: Un nombre único y original puede ayudar a una marca a destacarse de sus competidores. Por eso debes tener en cuenta también tu target y cómo puedes posicionarte en el mercado con ese naming.

Cómo elegir un buen naming

Tienes que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Memorabilidad: El nombre debe ser fácil de recordar, es decir, que no sea muy largo ni sea complicado de escribir y leer (intenta escribir volkswagen o Schwarzenegger de memoria, jejeje).
  • Pronunciabilidad: El nombre debe ser fácil de pronunciar.
  • Relevancia: El nombre debe reflejar la esencia de ese producto o servicio. Y debe de ser capaz de comunicar de forma clara y concisa lo que se ofrece.
  • Originalidad: El nombre debe ser original y distintivo.
  • Registrabilidad: El nombre debe ser registrable y estar disponible en la oficina de patentes y marcas. En este artículo del blog te explico cómo hacerlo.

Ejemplos buenos y malos de naming

Algunos ejemplos de buenos naming son:

  • Apple: Un nombre que evoca la idea de la manzana del árbol del conocimiento.
  • Amazon: Un nombre que evoca la idea de la selva amazónica, que es un lugar lleno de diversidad y posibilidades.

Algunos ejemplos de malos naming son:

  • Mitsubishi Pajero: No tuvieron muy en cuenta su significado en los países hispanohablantes.
  • Mist Stick: este producto de la marca Clairol era un plancha para rizos. Una vez lanzada al mercado alemán descubrieron que ‘mist’ significa estiércol y, por tanto, el nombre del producto era ‘Palo de Estiércol’.

Conclusión 📃

El naming es una parte fundamental del branding, de eso no hay discusión. Un buen nombre puede ayudar a una marca a crear una identidad única y memorable, facilitar la comunicación con los consumidores, generar confianza y diferenciarse de la competencia.

Por eso no dejes al azar esta decisión. Rómpete el coco investigando MUY BIEN tu marca, tu audiencia, tu competencia y el sector donde te mueves.

Hasta la próxima, endorfiner 😘

Tal vez te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *